Historia

san timoteo
1710871323636
Una Ventana al Pasado

El libro «Alcoroches, una ventana al pasado» nos ofrece un recorrido gráfico y sentimental por los acontecimientos vividos por los alcorochanos desde finales del siglo XIX. Recorrer sus páginas y leer con atención los datos que nos ofrece nos acerca a nuestra historia reciente y proyecta el futuro del pueblo cuyo reto más importante es consolidar población joven.

Los orígenes de Alcoroches y una aproximación más histórica la tenemos en la web de Infomolina; web que nos ofrece un recorrido muy interesante por los diferentes pueblos del señorío aportando información variada sobre los mismos. Cliqueando en Infomolina accedeís a esta web.

Estaís invitados a elaborar un artículo que recoja la historia de este pueblo con el compromiso de ponerlo en la web si tiene el rigor suficiente.

San Timoteo

La historia de San Timoteo se remonta a los primeros años del cristianismo. Se cree que fue un discípulo y colaborador cercano de San Pablo, uno de los apóstoles más prominentes de Jesucristo. 

Las fiestas en honor a San Timoteo se celebran del 21 al 24 de agosto. En Alcoroches, la devoción a San Timoteo se manifiesta a través de diversas tradiciones y celebraciones. Cada año, en el día 22 de agosto, los habitantes del pueblo se reúnen en la iglesia local para rendir homenaje al santo con misas, procesiones y actividades culturales. Los días 21 y 22 de agosto, a las 12 h. de la noche, todos los alcorochanos se reúnen en la iglesia para entonar al unísono distintos cánticos dirigidos al patrón, en los que le cuentan las mejoras y necesidades que sufre tanto el pueblo como sus habitantes. Esos dos días también se celebra la corrida de la bandera en su homenaje.

El día 26 de enero es el día del patrón San Timoteo. Antaño esta festividad se celebraba, pero este acto ha ido perdiendo costumbre con los años, a pesar de que los alcorochanos lo están intentado retomar.

Permanece guardado en el interior de la Iglesia de Santa María la Mayor, situada a la entrada de Alcoroches por la carretera de Alustante.

Homenaje a todos los trabajadores de Alcoroches

Representados en el herrero, Manuel Segura Herranz, quien fabricó un troquel con la efigie de Fernando VII durante la Guerra de la Independencia.

Escultura iglesia

Representados en el herrero, Manuel Segura Herranz, quien fabricó un troquel con la efigie de Fernando VII durante la Guerra de la Independencia.

Gastronomía

La gastronomía de este pueblo es la típica de las zonas de montaña con pocos recursos. Eran alimentos cotidianos las migas, más o menos acompañadas, las gachas, las sopas de ajo, las patatas. En las matanzas solía hacerse morteruelo, auténtico manjar que no es exclusivo de Cuenca y que era elaborado en toda la comarca de Molina.

El alimento más importante eran las patatas y los productos de la matanza: jamones, chorizos, güeñas, morcillas, lomos, tira, papada… Las carnes de más calidad se gastaban en las meriendas del verano para realizar la siega y la trilla mientras que el resto del cerdo se utilizaba en distintos guisos a lo largo del año.

Al ser zona ganadera se producían magníficas carnes de cordero y cabrito que eran utilizadas más como elemento de cambio para obtener ingresos para la casa que como alimento de sus productores.

Los calostros (primera leche de los mamíferos) eran una auténtica delicia.

Un plato propio de este pueblo son los galianos (o hartatunos), comida a modo de tortilla en la que sus ingredientes principales son las patatas, el pan y, si se podía, pimientos y carne de conejo. Es una receta más pobre que los galianos de la Mancha.

Para las celebraciones solían hacerse mantecados, magdalenas, dormidos, tortas de anís…